martes, 27 de noviembre de 2012

.

Un cielo, celeste y nebuloso
se refleja en el vidrio de mi ventana.
En mi corazón, junto al recuerdo de tu rostro
se estaciona una nostalgia
un anhelo del no-ser y una alabanza
engendrada por la iridiscencia de la muerte.
Y su resplandor...

6 comentarios:

Milla dijo...

"un anhelo del no ser" Genial!
Saludos!

Gabriel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

No quiero que me arrastre el olvido ¿qué vas a hacer conmigo?


Bernardo.

Anónimo dijo...

bueeee esta bien,no te comento mas si no lo publicas

Gala dijo...

Recien me acuerdo de esto, perdón.

Caetano Evon dijo...

tal cual